CAPTACIÓN DEL CALOR

Existen 3 formas de captar la energía del subsuelo.

Captación Vertical Consiste en una o varias perforaciones verticales cuyas profundidades oscilan entre los 80 y los 150 metros en las que se introducen los captadores. Se trata de una instalación sencilla y económica, ampliamente utilizada, ya que requiere de muy poca superficie disponible y su eficiencia es muy elevada.

Captación Horizontal El captador, dispuesto horizontalmente, se entierra a una profundidad que puede variar entre 1,2 y 2 metros. También se trata de una instalación sencilla, si bien requiere de una mayor cantidad de terreno disponible que la vertical.

Captación Freática Este tipo de captación puede ser una opción a considerar cuando existe un pozo, un manantial o una fuente de agua subterránea. En este caso el agua es bombeada hacia la bomba de calor, donde cede su energía para ser posteriormente devuelta al terreno mediante un pozo de inyección.

Las más empleadas son las primeras, siendo la vertical la de mayor sencillez y eficacia.



Consiste en una o varias perforaciones verticales cuyas profundidades oscilan entre los 80 y los 150 metros en las que se introducen los captadores. Se trata de una instalación sencilla y económica, ampliamente utilizada, ya que requiere de muy poca superficie disponible y su eficiencia es muy elevada.

El captador, dispuesto horizontalmente, se entierra a una profundidad que puede variar entre 1,2 y 2 metros. También se trata de una instalación sencilla, si bien requiere de una mayor cantidad de terreno disponible que la vertical.

FUNCIONAMIENTO



  • El glicol* se hace circular mediante una bomba por el sistema de captación, consistente en una serie de conductos enterrados en el terreno, a una temperatura inferior a la del propio terreno. Esta diferencia de temperaturas causa una transferencia de energía en forma de calor del terreno al glicol.
  • En el evaporador de la bomba de calor, el glicol cede la energía captada del terreno al refrigerante que circula por el circuido frigorífico, provocando su calentamiento y ebullición.
  • El refrigerante, ahora en forma de vapor, es aspirado por el compresor, que aumenta de forma considerable su presión y por tanto también su temperatura.
  • A continuación, este refrigerante a alta presión y temperatura pasa al condensador, donde se enfría y condensa cediendo calor al agua del sistema de emisión, que se calienta.
  • El agua caliente se distribuye a través del sistema de emisión (suelo radiante, fancoils, etc.) calentando así nuestra vivienda.
  • Por último, el refrigerante condensado se introduce en la válvula de expansión, que disminuye su presión y temperatura de forma que vuelve a estar en condiciones de absorber en el evaporador el calor captado por el glicol, iniciándose de este modo un nuevo ciclo.

En definitiva, la bomba de calor geotérmica consigue extraer calor del terreno y transferirlo al interior de nuestra vivienda.

* Mezcla de agua con propilenglicol caracterizada por su bajo punto de fusión, lo que la permite permanecer en estado líquido a temperaturas inferiores a los 0ºC.